Tres formas de desviarse

Sunday, September 27

200927-Spanish

Matthew 4:1-11

Mateo 4:1-11 – Pastor Ray Harms-Wiebe

Adán y Eva, los primeros humanos, tuvieron tentación en el Jardín del Edén. Ellos tomaron la fruta del árbol porque era buena para comer y agradable a la vista y los haría semejantes a Dios. A lo largo de la historia, toda persona se ha debatido con la tentación. Las personas se han debatido debido a su deseo de tomar para ellos lo que Dios no les ha dado, en términos de dinero, sexo y poder. Se han debatido debido a su disposición para avanzar su propia agenda de obtener lo que querían, incluso cuando implicaba engañar (usualmente, diciendo verdades a medias). Se han debatido pues creyeron que estaban por encima de Dios o por encima de aquellos que los podrían desafiar. En esencia, la misma historia se ha repetido una y otra vez. ¿No existe alguna salida de este círculo vicioso? Al observar el camino hermoso de Jesús, sabremos que en realidad sí existe una forma de resistir la tentación. Así que miremos a Jesús.

Music